ULTIMAS ENTRADAS

Vino y queso: pautas para un buen maridaje

El vino y el queso constituyen una de las parejas mejor avenidas del mundo de la gastronomía, un verdadero festival de aromas y sabores que no pueden faltar cuando nos juntamos a celebrar en torno a la mesa. ¿Cuáles son los mejores vinos para cada tipo de queso? ¿Qué quesos van mejor con un vino blanco joven o con vinos reserva? Toma buena nota de estas sencillas claves y aprende a disfrutar de esta maravillosa combinación gourmet, con dos de los productos estrella de la gastronomía española. ¿Comenzamos?


Armonizar sabores con carácter
Para empezar esta sencilla guía de maridaje de vino y queso, conozcámoslos un poco más a fondo. El vino es un alimento con un sabor potente y graso, muchas veces acompañado con un alto contenido en sal. Los expertos recomiendan que la potencia del queso sea menor o igual al del vino, para que los sabores no se anulen entre sí. 
En general, cuanto más curado sea el queso, debemos escoger vinos con mayor crianza. Un vino blanco joven marida a la perfección con quesos suaves, como el de tetilla gallego, mientras que los vinos reserva serán un acompañamiento para quesos de sabor contundente, como el cabrales. 
Vino y queso, la pareja perfecta 
De leche de vaca, de oveja o de cabra, curados o tiernos... Al igual que el vino, el mundo del queso es enormemente complejo en cuanto a variedad de sabores. ¿Necesitas ayuda para empezar? Aquí tienes algunas recomendaciones generales para maridar vino y queso, con las que siempre acertarás:
·         Un vino blanco, como los que puedes encontrar en Grau Online, joven y aromático es una elección perfecta para acompañar quesos de cabra, quesos suaves, como el de tetilla o el brie, o quesos frescos. 
·         Para los quesos curados y muy curados, como el manchego o el Idiazábal vasco, se recomiendan vinos crianza. Los vinos tintos de Grau Online, siempre son una apuesta segura, pero también puedes decantarte por un vino blanco con crianza en barrica.
·         Los quesos azules, con un sabor potente, exigen vinos con cuerpo. La mejor opción en en este caso son los vinos tintos reserva, aunque estos quesos con carácter también son un bocado exquisito con una copa de vino oloroso o amontillado, con un contrapunto dulce, como el Pedro Ximénez o el Oporto.
·         Para quesos cremosos, blandos en boca y de sabor graso, te recomendamos un maridaje con vino espumoso o de aguja. La acidez de estos vinos ayuda a eliminar la sensación grasa del paladar y además, el carbónico actúa como un magnífico potenciador de sabores.


Sabores con denominación de origen
Si estás dando tus primeros pasos en el maridaje de vino y queso, ¿por qué no aprovechar la oportunidad para conocer más a fondo los distintos sabores que ofrece la gastronomía española?  Prueba a combinar vino y queso de la misma región y obtendrás una experiencia gastronómica realmente única. Un queso de tetilla gallego, por ejemplo, con un vino blanco de la denominación de origen Ribeiro o un queso curado manchego con un vino tinto de Valdepeñas. 
Más allá de todas las consideraciones generales, alcanzar esa armonía ideal entre vino y queso es una tarea compleja, con cientos de opciones entre las que elegir. Como siempre que hablamos de maridaje, la experiencia es la mejor fórmula para alcanzarla, así que prepara tus mejores viandas, ¡y brindemos por el camino por descubrir!

Comparte:

Publicar un comentario

Gracias por pasar por mi cocina, y gracias por tu comentario.

 
Vuelve a arriba
Copyright © 2014 Carolus Cocina. Designed by OddThemes