ULTIMAS ENTRADAS

La esencia de Madrid en Taberna Casa Alberto

En octubre de el año pasado estuve de trabajo en Madrid, la empresa para la que trabajo tenía, un año más, un stand en la feria de frutas y verduras Fruit Attraction, que se celebra todos los años en la capital.

Lo normal es que yo vaya un día antes de la apertura de puertas de la feria para montar el stand y dejarlo todo listo para la llegada de los jefes. Este año fuimos varias empresas en una misma furgoneta, tras el viaje y el agotador montaje, un colega y yo (los que no teníamos compromisos de trabajo) decidimos salir a cenar, como mi amigo no sabía donde ir yo propuse ir a Casa Alberto (lo conocí en 2011) a tomar unas tapas y luego ir al Café Populart (calle huertas, 22) a escuchar un poco Jazz, esa noche no hubo jazz, escuchamos un poco de blues gintonic en mano.


Es una taberna centenaria situada en la Calle de las Huertas, 18, fue fundada en 1827, en ella se puede sentir la auténtica esencia de Madrid a través de la cocina tradicional castellana, intentado que estas recetas perduren a lo largo del tiempo. Está situado en un edificio del S XV en el que vivió Miguel de Cervantes.


En 1924 alcanzó su máximo esplendor entre la gente "Chic" del momento, y fue cuando el vermú se empezó ha hacer sitio entre los madrileños.
Durante la guerra civil pasó algunos apuros, sirviendo solamente huevos duros, bacalao seco y vino.
A partir de los años 50 empezó a repuntar hasta nuestro días, consolidándose como una de las tascas de referencia de la ciudad
Conserva muchas de las cosas de aquellos tiempos, como su barra y su colección de grifos de cerveza y vermú.
Dispone de barra para degustar sus tapas, raciones o tostas y una parte de restaurante donde probar platos más elaborados

Llegué a Casa Alberto antes que Pepe, como es habitual estaba a tope, me hice un hueco en la barra y me pedí un vermú de tapa me pusieron unos mejillones con picadillo de verduras, con el hambre que tenía me supo delicioso.
Es necesario pedir mesa a los camareros que son muy  amables y eficaces, pedí la vez y en pocos minutos estaba sentado en la mesa con el segundo vermú.
En cuanto llegó Pepe, nos dejamos aconsejar por el camarero y por los recuerdos que yo tenía,  estaba deseando volver a probar los:
Son un bocado delicioso que no fallan nunca rellenos con su famoso rabo de toro
Ya que estábamos en Madrid como no íbamos a pedir:
Sencillamente perfectos, hay que comerlos calientes si no la salsa se solidifica
Los consejos del camarero fueron:
Una combinación muy rica, para mi gusto es excesivamente grande la bola de queso

Que delicia de tapa, si vas a Casa Alberto no puedes pasar sin probar esta maravilla (Se me hace la boca agua solo de recordar aquella combinación de sabores).
Como habíamos comido poco, el camarero con una labia prodigiosa nos colocó unos postres:
Una torrija ejecutada tradicionalmente deliciosa, yo no le pondría la salsa de mango, aunque queda muy bonito.
Todo lo regamos con unas 3 copas de vino de la casa cada uno, salimos por 30 € cada uno.
Al día siguiente llegó un compañero de otra empresa y muy amigo de Pepe, así que decidimos ir de nuevo a Casa Alberto para que lo conociese Domingo, llamé para reservar en el restaurante, pero una vez allí había sitio en la barra y nos aposentamos de nuevo, pedimos unos pimientos y pulpo para que los probaran domingo y su mujer, de nuevo nos dejamos aconsejar y estas maravillas son las que probamos:
Un guiso muy rico, unos consejos realmente acertados
Además pedimos unas tostas (5 en total), todas ellas deliciosas, yo me decanté por:
La combinación con la cebolla caramelizada era de un sabor esquisto
Y para terminar, este día también estábamos llenos, pero el genio del camarero no encasqueto, otra torrija y:
Sabor profundo a chocolate negro, fantástico postre sin duda
Esta vez como eramos 4 pedimos 2 botella de vino de la casa, es el Cosechero de Martinez la Cuesta y al igual que el día anterior salimos por 30€ por cabeza.

Sinceramente si vas a la capital, no te olvides de ir a tomarte una tapa a esta tasca, con un servicio impecable, comida de calidad y todo muy rico. Al final de una de las cenas, comenté que tenía un blog y que escribiría esta reseña, el jefe de cocina Mario Pilar Quiroga, salió a saludarme y no dudó en darme su tarjeta y decirme que le perdiese todo lo que quisiera incluso alguna recetas. Como veis todos son muy amables.
Es un local al que volveré en cuanto pueda. Mil Gracias a todo el equipo de Casa Alberto por el gran trabajo que hacen y por su atención.

Ah, por cierto, Feliz año nuevo a tod@s.




Comparte:

Publicar un comentario

Gracias por pasar por mi cocina, y gracias por tu comentario.

 
Vuelve a arriba
Copyright © 2014 Carolus Cocina. Designed by OddThemes