Blog de recetas, restaruantes y noticicias en Alicante

Restaurante La Sucursal, Valencia

Introducción

IMAG0241.jpeg

El pasado mes de Diciembre os contaba que  gané un desde twitter una concurso organizado por Nokia Spain a través de Lazyblog, El Amazing Menú,  el premio era una Smartbox que consistía en un menú para 2 personas en un restaurante con estrella Michelín.



Mi elección ha sido en el Restaurante La Sucursal de Valencia, está situado en el Instituto de Arte Moderno de Valencia (IVAM) en la calle Guillem de Castro nº118.Consiguió su estrella Michelín en 2007 y aún la conserva, además tienen un sol de la Guia Repsol además de muchos otros premios. Su chef es Jorge Bretón, el cual ofrece una cocina tradicional mediterránea renovada, creativa y de vanguardia.



Es un local muy agradable, se encuentra en la primera planta, subiendo las escaleras puedes ver a través de ellas la cocina y todo su movimiento.
Es un local con una ambientación muy agradable en tonos blancos y wengue que invita al relax, ambientado con música ligera, tras 2 horas se hace un poco repetitiva.
Tras tomar asiento, nos sirvieron un crujiente de yuca para ir abriendo boca, la yuca no tiene sabor pero estaba muy bien hecho y tenia un sabor salado muy agradable.

Crujiente de yuca

La jefa de sala nos explicó en que consistía nuestro menú de degustación se trataba de cuatro aperitivos, dos entrantes  (uno frío y otro caliente), pescado, carne y postre, se trataba del menú Tradición.
Empezamos con los aperitivos servidos sobre un plato de pizarra, gazpacho con raim de pastor (estaba clarificado y mantenía el sabor del gazpacho tradicional muy bueno), crema de mejillones suave y refrescante, crujiente de calabaza (con un sabor a curry muy agradable) y  su versión de las galletas «oreo» (hechas con pasta de garbanzo y crema de berenjena servidas en un plato de piedra) que pasaron un poco desapercibidas.

El primer entrante era unos lomos de caballa escabechada con brotes tiernos, calçots y romescu de almendras, era una combinación fresca y ligera, que para empezar  nos dejó muy satisfechos, cada plato las expectativas iban aumentando.

El segundo entrante era un huevo de corral asado a baja temperatura en una crema de yemas de espárragos y aceite de emulsión de atún, era una crema suave y agradable que en las primeras cucharadas se notaba el sabor ligero del atún y a medida que se rompía el huevo ibas encontrado trozos de verdura crujiente y yemas de espárragos blancos.

En el bono entraban 2 copas de vino por persona, tomamos para los entrantes y el pescado un vino blanco de rueda,  Mocén verdejo viura, un vino afrutado con tonos de manzana, pera y flores, un caldo que por seguro comprare en cuanto pueda.

Continuamos con un lomo de bacalo confitado sobre lecho de alubias ecológicas y crema de parmesano, el pescado se deshacía en la boca y el toque de queso le daba al conjunto un sabor muy especial.

 Para acabar con los platos, nos sirvieron un carrillera de buey, jugo de caldo de rabo de toro, ñoqui de plenta y queso azúl, y cebollitas glaseadas, este el planto que menos nos gustó, sabía demasiado al caldo concentrado de rabo de toro. Los ñoquis estaban muy ricos el queso azul refrescaba el sabor excesivo a carne, la textura de la carne era perfecta no era necesario usar cuchillo.

Con este plato tomamos un vino tinto, de las bodegas de Enrique Mendoza , un vino que ya conocía y que nunca falla, era el Enrique Mendoza Cabernet-Shiraz reserva.

Para acabar el postre Tatin de manzana, helado de manzana asada y yogur de eucalipto, era una galleta sobre la que se encontraba una crema inglesa deliciosa todo recubierto con laminas de manzana asada, el helado un poco insípido pero el contraste frío caliente era muy agradable, el conjunto era un plato espectacular.



Todos los platos estaba perfectamente presentados como habréis visto, el servicio impecable y una amabilidad muy agradable.
Tras toda esta orgía gastronómica nos ofrecieron unos cafés, pero al ser casi las 12 de la noche no tomamos, aún así nos sirvieron unos petit fours, consistentes en filipinos, bolita de coco, gominola y roca de avellana, servidos en una caja de madera., como imaginareis no sobró ni uno.

Un verdadero placer para los sentidos.




Carlos Sáez

Carlos Sáez

Apasionado del mundo de la gastronomía, cocinero aficionado, algunos dicen que bloguero gastronómico. Cocinar con una copa de vino uno de los mayores placeres de la vida.
Me gusta el bádminton, salir a patinar.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on print
Print
Share on pinterest
Pinterest

16 Responses

  1. Excelente reportaje. Me alegra que fuera tan estupendo el menú y que lo disfrutaseis. Un fuerte abrazo Carlos

  2. Carolus, gracias por visitarme y también te quiero dar las gracias por esta entrada que me ha encantado, cuando vaya a Valencia ya se donde tengo que ir. Besos.

  3. Carolus, yo también tuve el placer de visitar en su día este magnífico restaurante. Y la verdad es que el recuerdo es imborrable.

  4. ya veo que fue una comida estupenda , enhorabena por ru estupendo regalo , besos carlos

  5. Que maravilla, preciosa presentación, que buenos detalles das Carlos con esta entrada tenian que darte otro premio… gracias por compartirlo con todos nosotros y darnos envidia claro¡¡¡

  6. Cuando vaya a Valencia no dudare en visitarlo, besos

    1. Sofia, prepara una media de 60€ por persona, pero merece la pena.
      besos

  7. Sin duda alguna todo un placer, la presentación sensacional y el sabor seguro que genial me encanta leer acerca de restaurentes, las fotos geniales besos

    1. gracias noe, fue una autentica maravila, sobre todo por que no pagué nada.

Comments are closed.