ULTIMAS ENTRADAS

Mi nuevo proyecto

lunes, 18 de julio de 2016

Patatas del horno con queso y especias.

Aquí os dejo una receta estupenda, para acompañar cualquier pescado, carne o simplemente como aperitivo junto una salsa deliciosa en la que mojar.

Muchos ya habréis visto la foto en mis redes sociales, ahora podréis ver la receta lo sencilla que es y seguro que las preparareis, si la haces no dudes en contármelo



Ya se que hace más de un mes que no publicaba nada, pero no he tenido tiempo por diversas razones laborales y familiares,  os prometí hacer publicaciones más a menudo pero no tengo tiempo y siento mucho no poder hacerlas.

La receta es una mezcla de varias que he visto por la red, la adapté a nuestros gustos.

Ingredientes:


  • 2 Patatas (yo utilicé nuevas)
  • El zumo de medio limón
  • Una taza de café de queso parmesano rallado 
  • Sal
  • Pimienta
  • Ajo en polvo
  • AOVE
Elaboración:
  1. Precalentar el horno a 200 ºC durante 10 minutos.
  2. Lavar las patatas enteras con piel.
  3. Partir las patatas en gajos, así tendrán una parte de piel 
  4. En una bandeja de horno, engrasada con aceite de oliva, disponer los gajos de patata
  5. Añidir el zumo de limón rociando todos los trozos
  6. Poner las especias y la sal, dar la vuelta y hacer lo mismo.
  7. Regar con AOVE
  8. Rebozar en queso y volver a disponer en la bandeja del horno.
  9. Hornear a 200 ºC durante 30-35 minutos, hasta ver que las patatas toman u color dorado.
Notas:
  1. La cantidad de patatas es la que necesites, pero de acompañamiento puedes utilizar 1 patata mediana por persona.
  2. El queso puedes utilizar el que más te guste, o incluso cualquier queso abandonado en el fondo de la nevera, ese que se queda duro y no sabes que hacer con él, si lo rallas al instante está mucho mejor, que si lo rallas con antelación.
  3. Especias puedes usar las que más te gusten, pimentón, orégano... Incluso una vez puestas para servir puedes rociarlas con un poco más de zumo de limón y cilantro fresco
Espero que pases una gran semana!!

Si estas de vacaciones disfruta a tope!!



lunes, 30 de mayo de 2016

de Pintxos por Bilbao 3 (Zona de Ledesma)

Terminamos la serie de Pintxos por Bilbao, esta vez por una zona un poco alejada del casco antiguo, pero aún estando en pleno centro de Bilbao.

2ª Jornada (medio día)

Tras la visita obligada al Museo Guggenheim Bilbao y dar un paseo por la orilla de la ría (bajo la lluvia) decidimos acercarnos a la calle peatonal de Ledesma, calle paralela a la arteria principal de la ciudad (La Gran Vía). Sin dudarlo es una zona que todo pintxo-devorador debe visitar.

Seguimos con la misma teoría inicial, visitar los locales que tuvieran más visitas de gente local, esta vez fuimos siguiendo a un par de obreros que hablaban en vasco, donde ellos entraban nosotros después.

Empezamos en el número 7 de la calle Ledesma, en un bar pequeño y con productos sencillos, llamado Marimar,  que tenía rabas, así que las pedimos junto que una tortilla de patatas con jamón y setas, el calamar estaba delicioso y perfectamente elaborado, y la combinación de ingredientes junto a  la tortilla, quedaban espectaculares, aún que hubiera sido mejor con un jamón ibérico. Aquí es donde encontramos a aquella pareja de  trabajadores a los que "seguimos", discretamente claro, aun que ya en el tercer sitio hubo miradas y risas de complicidad. Está muy bien de precio.





Continuamos en la misma calle, esta vez entramos en el Bar Ledesma, donde elaboran más de una docena de diferentes tipos de tortillas rellenas, así que no podíamos pasar sin probar alguna, esta vez nos decantamos por una de picadillo y otra rellena de queso, setas y ajetes tiernos fritos, las dos estaba muy ricas. Lo que nos gustó es que no rellenan una tortilla grande, si no que son 2 tortillas diferentes, una más gruesa abajo y una más fina haciendo de tapa. Lo regamos con txacolí.

Tras estas maravillas pasamos a otro local pequeño y estrecho con una gran barra, llena de multitud de pintxos elaborados, y todos con su cartel para no tener que preguntar  a las camareras, punto que está bien para decidirse y luego recordar que tomamos. Se llamaba el Bar el Molinillo. Donde tomamos una milhoja de patata con camembert y boletus (estaba un pelin seca y demasiado hecha) y un hojaldre de foie con boletus (deliciosos, y muy jugosos además de crujiente) Todo mojado con unos Riojas. Aquí ya perdimos a nuestros "guías" y ya el siguiente lo elegimos por la cantidad que había tanto en su puerta como en el interior.


Para terminar fuimos a la Taberna taurina, local decorado con motivos taurinos que son casi tan importantes como el bebercio y el comercio (la bebida y la comida). Estaba lleno, pero justo cuando entramos tuvimos la suerte de encontrar un hueco en la barra, nos llamaron al atención unos pintxos de calamar con cebolla rebozada, que estaban deliciosos, jugosos y perfectamente cocinados, todo un acierto, además pedimos el típico mini bocadillo de jamón ibérico con pimientos asados, que  no habíamos probado desde el Mercado de la Ribera, para no variar mucho lo regamos un unos txacolis.


Aquí os dejo una lista de Foursquare con las direcciones de los mismos, para que se queden bien localizados.

Con esta entrada acabamos con los pintxos de Bilbao. La próxima entrada un repaso por las tapas y pintxos de Logroño, de la ruta de los elefantes.


Pasa una gran semana!!!!



jueves, 19 de mayo de 2016

De Pintxos por Bilbao (Casco Viejo 2)

Tal y como os comenté aquí os traigo la segunda parte de nuestras rutas de pintxos por Bilbao, en el post anterior hablamos de algunos locales del casco antiguo, hoy acabamos con el casco antiguo  en el próximo artículo nos desplazamos a otra de las zonas de pintxos, Ledesma.

1ª Jornada (noche)


Tras dar un buen paseo por el casco viejo, visitando diversos puntos de interés, llegó la hora de la cena, volvimos a la Plaza Nueva por el Bar Zuga, local del cocinero y bloguero David Asteinza, en el que el mismo inventa sus pinhos y a platos tradicionales les da un toque de modernidad, el piensa en su barra como una mesa de muestras en la que tengas ganas de probar todos los platos. Allí probamos las Ancas de rana con Bloody Mary de pepino (las ancas estaban perfectamente elaboradas, pero el licuado no me aportó nada al plato, más bien para mi gusto no lo pondría, era un baso diminuto y no pude acabarlo) y unas cocochas de bacalao con pilpil y habas, estaba muy rico, una suavidad exquisita, todo regado con unos Txacolís. Los precios van desde los 2€ hasta los 2,75€



Continuamos con otro local de los mismos dueños, el zezengorri Pintxo taberna, en el otro extremo de la plaza, allí probamos, por una recomendación el famoso taco de bonito con vinagreta, sencillo, suave, jugoso, maravilloso, nunca pensé que un taco así pudiera estar jugoso. Y un pintxo de morcilla roja con queso camembert, un muy sabroso y gustoso.
Para acabar la noche y como nos quedamos con ganas de probar más en nuestra primera visita, volvimos al Gure-Toki, esta vez probamos un taco de pollo al curry y una mini hamburguesa de kobe, estaban muy ricos pero no tan espectaculares como los de la mañana.



2ª Jornada (noche)

Os preguntareis que por que paso directamente a la noche del 2º día, pues bien por que el medio día es en otra zona diferente más alejada del casco antiguo y he pensado en ponerla en otro post.

Tras ponernos las botas al medio día (ya lo veréis por que lo digo) dimos un pequeño paseo por el centro para buscar regalos para los niños, andando fuimos a un bar al que pasamos el día anterir y no llegamos a entrar el Baster, situado en la calle Correo nº 22, encontramos este local haciendo esquina, con decoración moderna y acogedora, allí pudimos probar el vermouth preparado, es un combinado que en cada bar lo preparan con su receta secreta, fueron super amables y nos explicaron sobre el mismo algunas cosillas, pero no la receta. Está delicioso pero hay que tener cuido con él. Como eren las 19:30 allí solo bebimos, y acabamos de nuevo en la plaza nueva.



Entramos esta vez en el Sorginzulo, debe su nombre a las brujas de Zugurramundi (según la leyenda la bruja Mari venia desde Murumendi y se hospedaba en Sorginzulo). Es un bar con pintxos de vanguardia, donde tomamos un pincho de pollo con salsa romesco y un par de mini hamburguesas una con setas y otra con quesos, todos los pintxos tenían muy buena pinta, pero ya no cabía ni uno más en nuestras tripas.



Espero que os haya gustado, aquí os dejo unas imágenes de Bilbao, espero que os gusten:









Pasa un buen fin de semana.



jueves, 5 de mayo de 2016

Alcachofas con jamón

Esa es una receta sencilla, perfecta para una cena. Estamos en tiempo de habas, alcachofas, así que aprovechamos los productos de temporada.




Tal vez lo más complicado de esta receta sea la limpieza de las alcachofas, pero no te asustes que no es nada del otro mundo.

Cuando compres las alcachofas, recuerda comprar compactas, con las hojas bien apretadas y firmes.
En el mercado puedes encortar distintas variedades, la que más se encuentra es la blanca de Tudela, también puedes encontrar algunas moradas, otras verdes y moradas y una con forma redonda que suelen ser bastante más grandes (esta variedad se llama calicó)

Antes de ponernos mano a la obra, ponemos un cuenco grande grande con agua y limón, para cuando tengamos los corazones limpios y listos los introduciremos.

Limpieza de las alcachofas:


  1. Arrancamos con las manos las hojas externas, hasta encontrar las hojas de color más claro, casi amarillas, estas hojas son más tiernas.
  2. Limpiamos el rabo, no lo cortes es una parte muy rica. Con un cuchillo quitamos la parte exterior. Recuerda cortar la parte del final, suele estar más duro, ya que se ha creado una cicatriz de cuando se cortó en la planta.
  3. Corta la parte superior de las hojas, la punta verde, aproximadamente deberás cortar un tercio de la alcachofa. Si lo haces de un solo corte mejor, evitaremos oxidaciones 
  4. Ya tienes las alcachofas limpias, ahora solo queda meterlas en el cuenco con agua y limón para que no se oxiden.

Ingredientes:
por ración
  • 3 a 4 Alcachofas.
  • 50 g de tacos de jamón
  • 1/2 cebolla
  • Orégano fresco
  • Agua
  • Sal
  • AOVE
Elaboración:
  1. En una olla express ponemos agua y sal, introducimos las alcachofas peladas y cocemos.
  2. Mientras, picamos la cebolla y la sofreímos en el aceite
  3. Escurrimos las alcachofas ya cocidas, reservamos.
  4. Cuando la cebolla esté pochada añadimos los taquitos de jamón y sofreímos unos minutos.
  5. Añadimos el orégano fresco, picado y removemos.
  6. Introducimos las alcachofas en el sofrito y removemos para que vuelvan a tomar calor.
  7. Ya están listas para consumir.

Notas:
  • Al limpiar las alcachofas seguro que te surge la duda y no sabes cuantas hojas quitar con la mano, no te preocupes, cuando las cocines y las pruebes, notarás unas hojas duras y que no podrás masticar. La próxima vez lo harás mejor.
  • Si no encuentras alcachofas frescas, puedes escoger unas de bote, pero siempre que sean de buena calidad.
Y para escuchar una relacionada: Artichokes de Maps & Atlases





viernes, 29 de abril de 2016

De pintxos por Bilbao (Casco Viejo) 1

Aquí os mostramos una recopilación de los bares de pintxos que hemos probado en Bilbao, no son ni los mejores ni los peores, tan solo los que nosotros probamos.

El pasado fin de semana hicimos una escapada, por nuestro décimo aniversario de boda, aunque untos llevamos algo más. Nos fuimos de pintxo-Turismo.



¿Cómo los elegimos?

Sobre todo y principalmente, elegíamos aquellos que veíamos que tenían gente de la ciudad. Luego seguimos algunas recomendaciones, como las que hace Gabriella en FoodieHub.tv.

¿Qué pedir para beber?

  • Si lo que te gusta es la cerveza, tienes varias opciones, la caña se llama zurito, el vaso de sidra entero se llama cañón.
  • Si prefieres el vino tienes (los más consumidos son)
    •  Txacoli (es un vino blanco, ácido, afrutado elaborado a partir de uvas verdes) Puede ser
    • Vinos de la Rioja Alavesa:
      • Si pides un tinto será un joven, si quieres crianza pídelo.
      • Claretes
      • Blancos
    • Vinos de otras partes (pero debes pedirlos claramente)
  • Otra opción son los vermouths (que llaman marianitos), tienen un combinado que llaman Vermouth preparado
  • También puedes probar la sidra de Bilbao
Donde fuimos
Como son muchos sitios escribiré varios posts para que no se haga muy pesado.

1ª Jornada (medio día)

Empezamos nuestra ruta en el Mercado de la Ribera, tras ver que bien está el mercado, fuimos a su zona de pintxos, donde nos tomamos un mini bocadillo de jamón ibérico con pimiento verde asado y  unos vinos, el lugar elegido fue la pulperia Casa Loren, era donde más variedad tenían, el camarero super amable. El bocadillo espectacular, pan crujiente y muy sabroso.


Tras dar un paseo por el casco viejo, ya nos pusimos manos a la obra, empezamos por el Bar Restaurante Amboto, al cual entramos por casualidad, ya que teníamos que ir al aseo urgentemente.
Nos tomamos un rioja, una cococha de bacalao al ajillo (estaba muy rica, tal vez demasiado ajillo) y un croquetón de ibérico (muy cremosa y sabrosa). Y una de las famosas gildas (pincho con piparra en vinagre, anchoa y aceitunas) Además el camarero super amable nos explicó que era el Txacolí y las diferencias que hay según las zonas, además nos invitó a una copa.

Ya entrados en materia, pasamos al Restaurante Berton, este fue por intuición, nos tomamos un brocheta de rabas (perfectamente fritas, rebozado crujiente y bien buenas) y otro de tomate deshidratado, camembert, membrillo y arándanos (un pincho normalito, sin nada que destacar) con un txacolí. Servicio amable y todo muy limpio.

Entramos en la plaza nueva, donde nos dirigimos a uno de los sitios recomendados en Foodiehub, el Gure Toki, un local moderno en el que se degustan tapas y pintxos modernos, pudimos degustar, una sopa de idiazabal con hongos y huevo poche de codorniz (espectacular, una delicia, suave cremoso, crujiente), un pincho de pollo adobado con crema de patata (muy sabroso y rico) y otra maravilla un mollete relleno de rabo de toro (otro pintxo increíblemente rico, con una decoración de algas fritas, tierno y super sabroso), todo regado con un zurito con gaseosa y un txacoli. Es un sitio para volver y probar todas sus maravillas, muy recomendable, es el local que más nos gustó de todos los que probamos.

Para rematar la mañana, nos tomamos un pastel de arroz, típico de Bilbao, está elaborado con mantequilla, leche, huevo y hojaldre. Se llama de arroz por que antiguamente, en vez de harina de trigo usaban de arroz. Si vistas la ciudad no puedes dejar de probarlo.



Pasa buen fin de semana.

Con este post, ya tienes una pequeña idea de lo que se puede comer en Bilbao de pintxos.




 
Vuelve a arriba
Copyright © 2014 Carolus Cocina. Designed by OddThemes